inifaldas
a tu Estilo
Minifaldas a tu Estilo

Minifaldas: Elegancia Sexy

Apuesta por el Corto

La falda es una prenda básica de vestir que debe estar presente en todo armario porque su uso es muy versátil; dependiendo del largo y el material con el que este elaborada, te permitirá crear infinidad de looks en diferentes ocasiones, tanto para eventos formales, como casuales dependiendo de las demás prendas y accesorios con los que las combinaremos.

La idea de la minifalda surgió de una manera extraña : la diseñadora inglesa Mary Quant revolucionó el mundo al presentar su colección primavera- verano 1964, se inspiró en el automóvil Mini. En un principio fue más una provocación que una tendencia, sin embargo, pronto se convirtió en una moda generalizada.

La minifalda se puede definir como una pieza revolucionaria de la moda. Nació como símbolo de liberación de la mujer.

Es una pieza sexy y femenina.

La minifalda contribuye a estilizar las piernas, por tanto, a elevar la figura. Su largo puede ser variable, pero siempre `por encima de la rodilla.

Este año será el año para mostrar las piernas. De cuero, lisas, estampadas, ajustadas, con volantes, pareo o de aires étnicos.

La falda pareo es tendencia esta primavera, se caracteriza por sus picos pronunciados. Su forma estiliza y favorece mucho. No son recomendables para todo tipo de ocasiones, vienen muy cortas y al ser ” sobrepuestas ” tienden a abrirse cuando nos sentamos, evitalas para ir a la oficina.

La puedes llevar con una cazadora motera o biker , nunca falla. Te la pondrás temporada tras temporada.

La clave de una falda es que se adapte a la forma de nuestro cuerpo, que tenga las medidas y proporciones más acordes a nuestras curvas.

Hay una norma muy simple: "A falda corta , tacón más bajo". Si apuestas por una minifalda huye de los taconazos. Puede resultar vulgar.

Se trata de sentirte segura con tu look y no perder de vista la regla del ” menos es más ”. Unas bailarinas o unas sandalias romanas son perfectas para enseñar pierna de una forma elegante y sofisticada.

Las faldas hacen lucir nuestras piernas y nos ayudan a vernos más femeninas, pero no todas las faldas nos quedan bien. Si tus piernas y muslos son delgados, la minifalda te va muy bien. No te pongas tacones muy altos. Yo soy más partidaria de bailarinas. Si tus piernas son gruesas debes tener cuidado con las minifaldas. Es mejor que utilices una falda corta que te llegue debajo de la rodilla o bien faldas a media pierna.

Minifaldas para la noche: Cortas pero sin caer en lo vulgar. Si vas a una fiesta es importante cuidar las apariencias y no es sexy mostrar más de la cuenta. Esta primavera el plateado y el dorado se apodera del brillo de la noche.

Las minifaldas siempre tienen un lugar privilegiado tanto en nuestro guardarropas como en nuestros gustos personales. Y es que a qué mujer no le gusta ponerse una de aquellas prendas en un día caluroso para tener las piernas frescas o durante la noche para tener un look muy sexy. Sin embargo, eso no es lo que piensan las diseñadoras para el año 2014 que han impuesto las faldas debajo de la rodilla.

Sin duda alguna, la minifalda es el símbolo de la sensualidad y siempre la escogemos cuando estamos de humor para vernos espectaculares.

Las Faldas Viven el Período más Democrático en la Historia de la Moda

La pieza más emblemática del guardarropa femenino vive un momento de esplendor.

Si en el siglo XX se vivieron las fases de faldas de tamaño mediano, la fiebre de las minifaldas y el culto al corte largo, la moda nunca fue tan democrática para las faldas como en este comienzo del siglo XXI.

Estar o no estar de moda ya fue definido por el tamaño de la pieza más emblemática del guardarropa femenino. Ahora lo que define la actualidad es el dominio del estilo contemporáneo y de la elegancia, factores totalmente subjetivos.

Largos y Épocas

Con una enorme gama de largos y cortes “permitidos”, lo correcto y lo incorrecto dieron espacio a la individualidad y a la originalidad. Pero no siempre fue así. Al final de la década de 1940 y comienzos de la de 1950, el tamaño mediano reinó en el largo de las faldas en el guardarropa de las mujeres que vivieron después de la segunda Guerra Mundial.

La reducción del tamaño, inicialmente, fue para facilitar la vida de las mujeres que trabajaban en las fábricas durante la guerra y, más tarde, para demostrar ostentación y lujo tras años tan difíciles.

El New Look de Cristian Dior, lanzado en 1947, es un buen ejemplo de la elegancia y del tamaño mediano. Actrices como Marilyn Monroe y su silueta “ladylike” aparecía sexy con sus faldas ajustadas al cuerpo.

Con la llegada de los sesenta apareció la rebeldía y la contestación a las reglas e ideas establecidas. ”Es muy interesante percibir cuánto ese momento, de cierta forma, evoca otro igualmente de rebeldía: los años veinte. Pero si las faldas en la década de 1920 subieron algunos centímetros, en la de 1960 se convirtieron en minifalda”, analiza la historiadora de moda Fernanda Junqueira.

En la década siguiente, el corte largo pasó a ser el tamaño de turno: “en la década de los setenta la moda de las faldas y de los vestidos largos se hizo presente durante los movimientos antimoda: hippie, punk, glam…”, recuerda la historiadora.

Ahora el corte largo vuelve reinterpretado en estilos como gipsy, folk y boho, siempre vinculados al orientalismo, que hoy es traducido a “étnico”.”En la época de rebeldía, el tono oriental se relacionaba a la no aceptación del mundo capitalista”, recuerda Junqueira.

Y como la moda funciona en ciclos, hoy todos los tamaños están en las pasarelas, en las vitrinas y en los guardarropas de las mujeres de todo el mundo.

Minifaldas, Sinónimo de Sensualidad y Elegancia

Esta prenda, que lleva más de medio siglo en el mundo de la moda, está diseñada para estilizar la figura femenina.

Si bien es cierto que las minifaldas llevan más de medio siglo robando protagonismo, desde que la diseñadora inglesa Mary Quant decidió incluir este sugestivo atuendo en el armario de las damas, el mundo de la moda no deja que esta indumentaria se opaque y resurge con impresionantes cambios para favorecer la silueta femenina.

Aunque la prenda con los años ha recibido pequeñas variaciones, se adaptan al estilo de cada temporada y no deja de ser un atuendo seductor y atractivo para que las damas impongan su estilo en cualquier escenario.

Las colecciones de las firmas nacionales están acopladas para mostrar las múltiples facetas de la mujer, ya sea un look muy ejecutivo o demasiado casual.

La ventaja de esta moda es que no se centra en un mismo boceto, más bien rompe los esquemas y se convierte en la prenda que predominará en los primeros meses de este 2013.

Y es que no estamos hablando de las minifaldas solamente, aquí también roban protagonismo las impresionantes faldas tubo.

Las faldas lápiz o tubo resultan súper favorecedoras y además de estar muy de moda, ayudan a estilizar la figura. Esta falda, por sus formas, se adapta como un guante a la silueta femenina sacando virtudes y defectos, por tanto, no a todo el mundo le sienta bien. Así que hay un tipo de falda para cada cuerpo según la silueta de cada mujer.

Las diseñadoras han decidido darle a esta prenda una visión más futurista de la mano de las texturas más sofisticadas. Como las telas licras, camisetas y satín, con aberturas a un lado, cortes seductores y el uso del color negro para una falda clásica.

Los estampados juegan un papel importante en esta moda, ya que el animal print y las flores le dan un toque de versatilidad al atuendo anotando un punto más que favorece a esta tendencia que está imperando tanto en las grandes firmas internacionales como en las pasarelas europeas y latinas.

Minifaldas para Verano

Las minifaldas son consideradas como unas de las prendas más sexys que puede lucir una mujer, es ideal para presumir las piernas y robar un par de miradas. Este referente o símbolo de revolución sexual femenina, se convirtió en moda a mediados de los años 60 gracias a Mary Quan diseñadora británica.

Es fundamental rescatar, que a pesar del tiempo y de las nuevas tendencias en diseño y moda, la minifalda ha logrado sobrevivir todos estos años para seguir dándoles a las mujeres ese aire de frescura, sensualidad y juventud.

Una falda es considerada “mini” si termina 20cm o más sobre la rodilla.

Una microfalda es una falda menos de 20 cm de longitud.

En asuntos de moda, las minifaldas estarán siempre presentes agregando en cada temporada su toque de juventud, sensualidad, insinuación y por supuesto mucha elegancia.

Las minifaldas son ideales para llevar el día a día de una manera informal, si así se quiere, lo indicado entonces serán los estilos asimétricos; o si por el contrario lo que se pretende es llevar la noche y tener una fiesta veraniega, se puede utilizar una falda corta pero con grandes flecos en la parte de atrás. Cabe anotar que la textura de las telas deben ser frescas y mucho mejor, si vienen con estampados coloridos.

Minifaldas Drapeadas

Como distintivo de feminidad y frescura, la minifalda no puede faltar en el closet de toda mujer, pero este año se presentan con más estilismo y elegancia. Así pues, las minifaldas drapeadas están de moda y vienen con un maravilloso diseño acompañado de volantes, un detalle que se luce en el momento de caminar.

Lo bueno de este estilo es que no es el típico ajustado, por el contrario son minifaldas amplias que preferiblemente se llevan con un largo, por encima de la rodilla, muy corticas. La tendencia para usarla es con camisetas, jerseys, blazers, zapatos de salón o botines, un look perfecto para alargar las piernas y dar un air encantador.

Algunas más elegantes, vienen en telas como el satín y con detalles en plisados, para darles así, un respectivo tono de glamur; también están los drapeados en faldas burbuja, con cuadros y o figuras asimétricas.

Para darles un aire más antiguo o vintage que por cierto también es tendencia, se pueden usar con estampados en flores y pocos volantes. Si la idea es llevarlas a la oficina lo recomendable es que sea en tonos neutros, o si lo que se quiere es ir con ellas de fiesta, se puede hacer con colores vivos o metalizados.

Minifaldas a tu Estilo

Microfaldas, ¿Quién se atreve?

¿Hasta dónde subirán? Esa podría ser una pregunta interesante cuando se trata de una pieza que, como la falda, ha venido transformando su largo desde hace siglos. Este es un hecho que de seguro calificaría de insólito la mujer del siglo XVIII que vistió los largos y abultados faldones. Era una época en la cual dejar ver los tobillos era un pecado para la mujer, quien cuidaba con esmero su cuerpo.

Con el devenir de los tiempos, soplaron otros vientos y con ellos el vestido fue trasformando su diseño hasta tocar los tumultuosos años 20, cuando Coco Chanel revolucionó la forma de vestir femenina con el traje sastre con faldas por debajo de las rodillas.

Sin embargo, años después, en 1965, la diseñadora Mary Quant causa un revuelo mayor al acortar la falda a su máxima expresión, creando la minifalda, un pedazo de tela que dejaba la mitad del muslo al aire.

La moda se mantiene con furor, extendiendo su popularidad en los siguientes años, incluyendo los 70, en que se usaron realzadas con largas botas que cubrían parte de las rodillas o cortas hasta el tobillo. Se usaban con medias de “mallitas”, blusas y ceñidos poloshirts.

Y como la moda es retrospectiva constante, de acuerdo a los expertos las tendencias vienen y se van según la temporada y el criterio de quienes dictan la moda.

En la presente temporada las minifaldas se han acortado tanto que dejan fuera de contexto a cualquier mortal, cuando su largo llega a tocar casi la punta de los glúteos.

Se han denominado microminis, exhibiéndose en los escaparates y vitrinas de las tiendas de las plazas más exclusivas de la ciudad, y en reconocidas marcas de ropa.

Los colores y texturas son los habituales y los que marcan la temporada como son el verde manzana, amarillo, turquesa, azules y los estampados. En dením se ven fabulosas.

En recorridos por algunas tiendas de diferentes centros comerciales, encontramos los más atrevidos y tentadores diseños de microfaldas.

Unos Detalles para Tener Encuenta

La imagen que una mujer proyecta en su trabajo es como una carta de presentación, ya que habla de su profesionalismo y denota su seguridad y elegancia.

Aunque hablar de una clasificación basada sólo en la ropa que usas sería tanto como estereotiparte, lo cierto es que “si deseas tener éxito en el ambiente ejecutivo, existen reglas que debes aprender para vestirte correctamente en el trabajo”, asegura una asesora de imagen de la Consultoría Imagen Excellence.

Usar minifalda o escotes muy pronunciados. Definitivamente nunca debes llegar a la oficina con minifalda o escotes muy pronunciados. Lo que menos quieres es que malinterpreten tu estilo.

Sin importar lo bien que luzcas esta ropa, resérvala para tu vida personal, no laboral.

Ser victima de la moda. Sí, siempre es bueno estar enterada del último grito de la moda y seguir las tendencias, pero un exceso sólo demuestra que no tienes una personalidad propia.

Permitir que se note la ropa íntima. Díficilmente te tomarán en serio si provocas que los ojos vayan hacia ese punto de atracción. Lo mejor es tus méritos sean quienes atraigan la atención.

Usar tacones muy altos durante el día. Guarda tus zapatos de aguja para una cena de gala o una fiesta. El promedio recomendado para la oficina son 5 cm, que además de elegantes, son cómodos.

Usar la talla equivocada. Prendas demasiado pegadas al cuerpo o demasiado holgadas. Además de un mal aspecto, lo único que conseguirás con esta práctica es sentirte incómoda. La ropa que mejor te sienta es sin duda la de tu talla.

Usar blusas transparentes de día. Vas a la oficina, donde lo importante es que vean a la profesional que hay en ti. Si usas esta prenda pensarán que se te perdió el coctel.

Vestirte demasiado moderna o conservadora. Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre. Si no puedes decidir entre un estilo y otro, observa el ambiente en el que te desenvuelves y ajusta tu guardarropa.

Usar minifaldas con estampados de animales o muy brillantes. El animal print es exclusivo para tus salidas nocturnas o informales y siempre debes usarlo en pequeñas cantidades. Los colores brillantes son una pésima opción para ir a la oficina.

Zona Comercial

Minifaldas a tu Estilo

Menú